Al inicio del encuentro, el Sr. Salih al-Aruri, vicepresidente de la oficina política de Hamás, ha hecho entrega al líder de la Revolución de una carta del Sr. Ismail Haniya, presidente de la oficina política del Movimiento.

El ayatolá Jameneí ha alabado la postura expresada en la carta por y ha dicho que «Hamás está en el corazón del movimiento de Palestina, del mismo modo que Palestina está en el corazón del movimiento del mundo islámico».

Tras manifestar que la resistencia constante del pueblo gazatí y de los habitantes de Cisjordania anuncia la futura reconquista victoriosa, el líder de la Revolución ha añadido: «Dios ha prometido ayuda y triunfo a quienes perseveran en Su camino, si bien, como es lógico, la realización de esa promesa requiere ciertas condiciones, de las que las más importantes son la Yihad, el combate y un esfuerzo incansable en los ámbitos político, cultural, intelectual, económico y militar».

Firmeza en la defensa de Palestina

En relación con la causa palestina, ha agregado el líder persa, la República Islámica de Irán no se pierde en formalismos con ningún país del mundo. «Nosotros siempre hemos planteado con franqueza y transparencia nuestro punto de vista sobre Palestina; en la esfera internacional, incluso los países que son amigos nuestros pero con los que estamos en desacuerdo sobre este asunto son conscientes de la total seriedad de la República Islámica respecto a la cuestión».

Esa posición respecto a Palestina es de hecho «una de las causas importantes de la hostilidad a la República Islámica de Irán», ha señalado el guía, quien sin embargo ha asegurado que la enemistad y las presiones no harán que Irán ceda en su posición, en la que ve «una cuestión de convicciones y de principios de fe».

De haberse mantenido firme en sus convicciones el conjunto del mundo islámico respecto a Palestina, «ahora la situación sería mejor», ha lamentado el ayatolá Jameneí, a cuyo juicio el alejamiento de la causa palestina de «algunos países seguidores de Estados Unidos, como Arabia Saudí», ha sido además una muestra de estupidez, porque «si hubieran apoyado a Palestina habrían podido obtener concesiones de Washington».

Posibilidad de la victoria frente al régimen de ocupación sionista

Por otra parte, el líder de la Revolución islámica se ha remitido a la tradición divina para recalcar que la victoria del pueblo palestino y «la vuelta de esa tierra santa al mundo islámico» no es irrealizable ni improbable. «Hace cuarenta años, nadie creía que en Irán, que era el centro de la influencia y de las esperanzas de Estados Unidos, fuera a llegar al poder un Gobierno religioso, ni que la embajada israelí en Teherán fuera a convertirse en la embajada de Palestina», ha recordado, como ejemplos de transformaciones positivas que pocos años antes parecían imposibles.

«Cuando el Sr. Seyed Hasan Nasralá dice que, Dios mediante, rezará en la Mezquita Al-Aqsa, para nosotros se trata de una esperanza completamente realizable», ha insistido, para a continuación indicar que entre las condiciones necesarias para que esa esperanza se haga realidad están la perseverancia y la resistencia de las que habla en su carta el Sr. Haniya. «Si todos nosotros cumplimos nuestro deber, la promesa divina se hará sin duda realidad», ha pronosticado el guía.

El «acuerdo del siglo»

Hablando del «traicionero» plan presentado como «acuerdo del siglo», el líder de la Revolución lo ha tildado de «peligrosa conspiración» y ha considerado que su objetivo es «liquidar la identidad palestina entre el común del pueblo y los jóvenes palestinos», siendo ese en particular el punto la que hay que hacer frente, impidiendo que el poder económico arrase la identidad de la población autóctona del ocupado país árabe.

Hacer frente a ese plan requiere labores de difusión, culturales e intelectuales, ha señalado el ayatolá Jameneí, antes de agregar que «otra vía para plantar cara a esa conspiración es que el pueblo palestino sienta que hace progresos, lo que, gracias a Dios, está sucediendo ya».

Como ejemplo de este último punto, el guía persa ha recordado que, «en años no tan lejanos, los palestinos combatían con piedras, mientras que hoy en día en lugar de piedras cuentan con misiles de precisión».

Hamás rechaza las hostilidades de EE. UU. e Israel contra Irán

A su vez, el vicepresidente de la oficina política de Hamás ha transmitido los saludos de Ismail Haniya y del pueblo palestino al líder de la Revolución islámica y se ha mostrado de acuerdo con él en que, «de acuerdo con la promesa divina, Al-Quds (Jerusalén) y Palestina serán liberadas de las garras de los sionistas», con lo que todos los combatientes contra la ocupación y el conjunto de la Umma islámica volverá a tener la posibilidad de orar en la Mezquita Al-Aqsa.

Respecto al apoyo prestado por la República Islámica a Palestina, Al-Aruri ha recordado la rotundidad en ese sentido del imam Jomeiní (q. e. p. d.), «tanto antes como después del triunfo de la Revolución islámica», y ha valorado igualmente la «claridad» en el apoyo a su pueblo del actual líder de la Revolución. «Nosotros siempre hemos estado y estamos agradecidos por el apoyo constante e invariable de la República Islámica al pueblo palestino», ha declarado el resistente palestino.

En correspondencia con la solidaridad persa, el dirigente palestino ha manifestado la oposición de Hamás a las hostilidades desatadas con embargos y amenazas por Estados Unidos y el régimen sionista contra la República Islámica. «Nosotros, como movimiento de resistencia y como Hamás, proclamamos nuestra solidaridad con la República Islámica de Irán y recalcamos que todo acto hostil respecto a Irán es un acto de hostilidad contra Palestina y contra la Resistencia, y que nosotros nos consideramos parte de la primera línea de combate en apoyo a Irán», ha declarado.

Sobre las capacidades defensivas de la Resistencia palestina, Al-Aruri ha celebrado los avances alcanzados por Hamás y los demás grupos de la Resistencia en materia defensiva, hasta el punto de que las capacidades actuales «no tienen punto de comparación con años anteriores». «En la actualidad no hay punto de los territorios ocupados, incluidos los centros sensibles de los sionistas, que no estén al alcance de los misiles de la Resistencia palestina», ha indicado.

Por último, el alto responsable de Hamás ha expresado el rechazo de su movimiento al llamado «acuerdo del siglo», que ha descrito como «la más peligrosa conspiración» que se haya tramado para erradicar la identidad palestina», y ha repasado para el líder de la Revolución islámica los últimos acontecimientos ocurridos en Gaza y Cisjordania. 

Al final del encuentro, la delegación de Hamás ha ofrecido al líder de la Revolución islámica un cuadro con la imagen de la Mezquita Al-Aqsa.