Cada año, en los días en que se rememora el martirio junto a sus compañeros de Husain ibn Alí (P), nieto del Profeta del Islam, el ayatolá Jameneí oficia ceremonias de rouzé durante seis noches, entre la sexta y la undécima del mes de muharram. El rouzé es una de las ceremonias sacras del Islam y, en particular, de su escuela chií, y en ella se habla de cómo fueron martirizados los descendientes del Profeta, de las penalidades que se les infligieron y del deber de sus seguidores y adeptos en la actualidad.

Biografía del imam Jomeiní

Seyed Ruholá Musaví Jomeiní (17 de mayo de 1990-3 de junio de 1989) fue un clérigo y marya musulmán que lideró la Revolución islámica iraní de 1979, con la que se derrocó a Mohammad Reza Shah, el último sha de Irán, tras lo cual se convirtió en Gran Líder de Irán —la figura principal del sistema político de la nueva República Islámica― hasta su fallecimiento.

Considerado por gran parte de los musulmanes marya-e taqlid, la máxima figura de la Revolución islámica, recibió en Irán, más que el de gran ayatolá, el tratamiento oficial de imam ―uso que respetan hasta hoy sus partidarios―. Fue además un innovador teórico político islámico de gran influencia, conocido sobre todo por el desarrollo de la teoría del Velayat-e Faqih, la «tutela del alfaquí».

 

El 16 de julio de 1939 nació en la ciudad santa de Mashhad, en la provincia iraní de Jorasán, quien acabaría convirtiéndose en líder del Irán islámico. Seyed Alí fue el segundo hijo de Seyed Yavad Jameneí, un humilde y pobre estudioso del Islam que enseñó a todos los miembros de su familia a llevar una vida sencilla y modesta.